Gabriela Mistral, mujer nueva para los nuevos tiempos: Homenaje a un año más de su nacimiento

Poeta y maestra, Gabriela Mistral, debió ser guía y faro de las maestras y de los maestros de América, pero como suele suceder en este continente, sus ideas han caído en tierra infértil, baldía. Quienes, por su parte, tenía la misión de abonarla, maestras y maestros venidos del pueblo no han tenido la valentía suficiente para declarar, a voz en cuello, el gran significado de la obra mistraliana. Sus “sociedades pedagógicas” han quedado congeladas, “heladas e impotentes”. Su labor se reduce a la reiteración de los preceptos venidos de Europa, sin esfuerzo por renovar el sustrato pedagógico, sin la ambición por transformar los principios educativos.

articles-69642_thumbnailPobre de nuestros pueblos, que dejan al arbitrio de quienes los gobiernan, tomar la decisión más importante para el pueblo: la educación de sus hijos. En carta respuesta a Julio R. Barcos por su libro Cómo educa el Estado a tu hijo, Gabriela Mistral, ya reconocida pedagoga, profundiza en los problemas de su tiempo, diagnosticando que la enfermedad no es de fácil solución si es que no se acompaña el tratamiento “político” del tema, con una nueva mentalidad de quienes creen “educar”: “amaría una especie de luz blanca, de escuela que respetara al niño en su alma prodigiosamente” nos dice, pero sabemos que el cumplimiento de objetivos en los que se ven envueltos los profesores no se condicen con esta escuela ideal, la que Mistral desea, pero sabe que no existe, y que difícilmente exista en un sistema como el nuestro. Es más, “Maestras que se avergüenzan de venir de la clase modesta no son las que, llegadas a las alturas de un liceo, vayan a enseñar democracia”, agrega. ¡Qué difícil situación en la que nos vemos envueltos! ¡Qué cura a esta enfermedad!

Pues el remedio debe ser radical o no ser, tal como lo fue Mistral en su vida. Mujer nueva, para un nuevo tiempo. No una “poetisa”, no una simple “reformadora”, una visionaria que alienta desde el calor de las palabras, cual madre amorosa y rigurosa, la transformación de una sociedad frágil, endeble, en otra fuerte, valiente, que se enfrente al mayor de los dilemas: ¿cómo educar en amor y libertad? Pues amor y libertad son totalmente contrarios al descuido y abandono en que hemos dejado a las niñas y niños… contra el corazón seco de la adultez, oponer el corazón bondadoso de la madre e siempre solidario de la infancia.

Esta sociedad, “nuestra” sociedad –aunque más de unos que de todos–, debe volverse a la tierra de la que viene, a la cual Mistral canta y pinta con versos de cálidos colores. Porque si el Estado educa en la violencia y dolor, es obligación de cada una y uno de nosotros oponernos, de formar esa escuela de “tendencia social” a la que alude, para y por el bien de todos. Hoy se cumple un año más de su nacimiento, oportunidad que no dejamos pasar sin saludar a una de las más grandes trabajadoras de la cultura y de la educación de, esta sí, Nuestra América, AbyaYala.


PortadaJBarcosPueden leer la carta completa de Gabriel Mistral a Julio R. Barcos, en la edición que la colección Magisterio de Nadar Ediciones realizó el año 2015. El libro se encuentra en la Librería La Cooperativa (de la “Cooperativa de Editores de La Furia”), Av. Salvador # 1319, esquina Santa Isabel, Providencia.

About the Author

Nadar Ediciones
Nadar Ediciones es una editorial independiente chilena enfocada a la Filosofía, Antropología, Geografía, Educación y Literatura.

Be the first to comment on "Gabriela Mistral, mujer nueva para los nuevos tiempos: Homenaje a un año más de su nacimiento"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*